lunes, octubre 23, 2017

Siempre octubre

Quisiera purificarme hablando a raudales
de lo doliente que se ha ceñido a mi alma.

Sin embargo, cuanto más se asienta
-es más certero e inmenso-
más, de los labios al infinito,
rojo me tiñe, un inusual silencio. 

Y un grito afónico rasguña grietas
si aún sin tu presencia yo ansío
que tus albas fuesen
como mis esperanzas bordadas a tu lado
y tus noches -ay, largas noches conmigo-
ardiendo leños y bruñendo el habla.

Y como si después de fantasear
no se agudizara el mutismo y la pena
alucino con desalmada insistencia
cayera mi fina lluvia en tu silueta
bailando con tu piel un sensual tango
para que en ti se alzaran altos, muy altos,
el trueno y el fértil aguacero blanco.

Mis deseos son vilmente fervorosos
haciendo inalcanzable la catarsis
al imaginar disemines en mi jardín
con tu extática sedosa boca
nonatos pétalos de rosas.

Quisiera, y mi querer se hace delirio,
de mi núcleo, cosecharas bisiesto
en dulce octubre -siempre octubre-
tiernas almitas pequeñas
bautizadas de nuestras estrellas.

Sin embargo, veme -sin ondear mi aire-   
ensimismada, urdiendo utopías sin hebra,
meciendo cunas de nubecitas evaporadas
y revisando en mi ambidiestra mente
otros posibles finales, todos estériles.

Y para estirar el mal siglo
busco un signo, una ventana
o cualquier señal que nunca llega
mientras lagrimando por tu olvido
queriendo odiarte, mi amor aumenta
y oro por tu destino.

Luego, un poco incoherente, agradezco
por los angelitos que del mundo no supieron
para sobre seguro venir a amar
como yo te he amado tanto tiempo:

disociada, adusta, entumecida,
anidando tan solo
un cúmulo de tristezas tras mi ombligo
empapada como en mis quimeras, si,
pero sin ti en mí
nada más que…
por ateridas gotas púrpura
y desfallecidas primaveras mías .



P-Car


jueves, octubre 19, 2017

Búscame

Recuérdame, si tu senda se enceguece de niebla
porque dejaste de creer en los mapas terrenales.

Deséame, cuando tus sueños no contengan sueños
y el tiempo vacío haga estragos en tu pensamiento.

Piénsame, cuando sepas que la vida y el universo,
el verso y lo nuestro, siempre contuvo un sentido.

Llámame en silencio
cuando el sol muera por el deceso de la luna
y añores -con probidad-
que una luz ilumine tu existencia.

No me procures donde se deshizo mi cuerpo.

Siénteme en la brisa tibia, en la lluvia sedosa, en el oleaje calmo,
en las serranías blancas, en las ermitas, en los jardines brotados.

Encuéntrame contemplativa, infinita y plena
en donde siempre estuve a pesar de tu ausencia.

Búscame en los queridos parajes tan míos
en donde cada instante te cuido y te amo.

Hállame, siénteme y contenme
… ¡entre tu corazón y tu alma!


P-Car

sábado, octubre 14, 2017

Tu providencia

Mírame…
largo y profundo…
como se mira un cielo estrellado
durante la noche más larga del verano.
Pon mi mano en tu pecho.

Lentamente…
derrite mi alma con tu brillo
y deja que la esencia escurra.
Me vaciaré en ti.

No te brindaré lo que no poseo.
Si, todo lo que soy y lo que creo.
En mí no hay objetos ni tiempo.
Te regalaré mi sentir honesto
unido con ahínco infinito
al tallado de mi verdad.

Si me aceptas…
cree y confía en mí.
No temas en amarme
como se ama el alba y el ocaso
con sus arreboles esperanzadores
y los puntos cardinales  
queriendo tocar la eternidad.
Vacíate en mí.

Te gritaré mi plenitud
te deslizaré mi llanuras
te declamaré mis deseos
te ofrendaré mis locuras.

Por un amor así…
¡seré aún más de lo que soy!
piel y morada,
corazón y alma,
caricia y sueño,
sollozo y alegría,
gratitud y poesía.

Así es, ámame y te amaré
con contemplación y pasión
hasta un alcance alucinante.

Y cuando cedan mis huesos
y mis sentidos se hagan cósmicos  
te querré sin palabras, sin lujuria
-más que las más puras del alma-
pero que siempre y por siempre
seré tu amor y tu providencia
¡de eso estoy segura!


P-Car


viernes, octubre 06, 2017

Duele vivir


Tantas veces repetí
que serías olvidado.
Y…¡mírame sin ti!

Pasaron las reincidencias.
Cesó la ansiedad y la ira.
Cayó la última lágrima.

Llena de heridas
tuve que entender
que el sol y la luna
se contemplan extasiados
por instantes del alba y del ocaso
a una refulgente distancia…
¡inmensa e inalcanzable!

Es cierto, sigo amándote
pero de una forma rara
-irónica e inexpresiva-
descolorida, inmóvil y callada.

Tan pálida, quieta y muda
que me cuesta respirar hondo,
mantener la secuencia de mis latidos
y sustentar con ahínco el alma.

Amor…
sin ti, sucede que
duele demasiado seguir.

Duele…
recordarte y el sentimiento,
el sinsentido del tiempo hueco,
la amplitud de la desesperanza
y esta casta honestidad del alma.

Duele…
la laxa rutina,
el final del día,
la piel sin tu caricia,
el verso y la noche infinita.

Duele…
con un dolor seco y oscuro
continuar en esta impavidez
-como si te hubiese olvidado-
aquí y en lugares colapsados
de gentes, ruidos y sucesos   
pero que para mí están…
¡llenos de nada!

Sin más palabras
sin ti…
¡duele vivir!


P-Car

miércoles, septiembre 27, 2017

Excepción

Hoy por hoy…
todo sucede veloz.
Los hechos, los cambios,
las ilusiones, las novedades.

Nada es eficiente
si no se hace rápidamente.
Es una provocación constante
que desentona el vals del universo.

No obstante la tendencia
existe un algo ínfimo
-tenencia de lo inmenso-
que succiona a sorbos
mis horas, mis estaciones,
mis latidos, mi existencia.

Quizás está obsoleto, es anormal…
o tal vez, lo amotinado de la moda.

Y es que…
después de amarnos
hace mil lunas
y un millar de estrellas;
mil amaneceres
y un millar de golondrinas
tu recuerdo…
intacto permanece.

Mora conmigo siempre:
tan dócil, lúcido y calmo
como si en este despertar
nos hubiésemos amado.

En mis ojos permanece tu mirada,
y tu sueño de ayer, aún me abraza.
Tus limpias palabras son crónicas en mi piel
y los íntimos besos, hundimientos en mis mares.
¡No! No pretendo -ni puedo-
olvidar absolutamente nada.

Es más…
eres tú -tu alusión-
lo único en mi agitada vida
que me acontece de esta forma:
con la adhesión y a la velocidad
de los vedados hechos de antaño.

¡Maligna beata excepción!

Igual que a ti
¡la procuro y fustigo!
por este infinito amor que
desde lo recóndito del alma
a cada instante mío
-suspendido del mundo-
en secreto…
le profeso.



P-Car

miércoles, septiembre 20, 2017

Mi consuelo

Quiero gritar un millón de veces a la soledad que te amo, hasta que logre cambiar la vibración de la atmósfera y a su vez, la del alba y así, la brisa naciente llegue a ti, en una forma mística, vehemente y de lo rutinario, esencialmente diferente.

Y es que deseo de corazón, que cada día por un momento eterno me recuerdes, con la misma devoción e inquietud que cuando lograbas expresar que me amabas. Y te entregabas… y sonreías… y planeabas estar conmigo siempre.

La recompensa será saber que mi nombre estará en tu boca, cada amanecer, con el tono inocente del silencio aún adherido a tus labios. Y ser la que despierta tu nonato pensamiento, aquel que llega sin censura de la plácida ternura. Entonces sabré que también invadiré tu torrente y tu piel, la que se estremecerá entera al evocar nuestra intimidad y el florecimiento puro del instinto del alma, aquel que, con paciencia poética, tantas veces con fe, te susurré que es el único que alcanza la felicidad plena.

Sí mi bien, mi amor y mi verdad, hasta mi última noche extrañándote y mi último brío, gritaré a la infinidad que te amo, porque si con ello consigo que nunca te olvides de mí, mi consuelo es que… ¡jamás lo harás de ti mismo!   



P-Car

viernes, septiembre 01, 2017

Solo contigo

Sin ti
soy brava
la palabra hacha
la que todo lo trama.

Pero contigo
ay... contigo...
¿qué me sucede contigo?

Cuando me miras
mi fuerza es nube rosa
que se esfuma en tus ojos.
Mi voz modula suspiros
y mi piel es una mariposa huérfana.

¡Valgo nada en tus brazos!
Me olvido de ser aguerrida.
Se esfuma el plan y la huida.

Y es que
si tú estás conmigo
yo también estoy contigo…
Tus deseos son como los míos
y los cuerpos, el señero camino.

No hay brío, no hay prisa:
nada domino, nada impongo.
Algo distinto me traslada
a un océano de misterios.

La barca de mi vida queda a la deriva
en una travesía sin control de su norte
-y del alto sentido milenario del roce- 

Emerge el hundimiento de los soles
y el bello florecimiento de la luna
bajo los infinitos tesoros de las olas.

Cuando tú y yo nos amamos
a medida que la guerrera desplomas
le abres el espacio y el abanico a la diosa…

Al alero de un cielo albo de estrellas
mientras el sentimiento brilla puro…
-y el tiempo se detiene y nos aguarda-
paradójicamente…
siendo menos que nada
¡me apodero del mundo!

Solo…
si un todo inmenso
-que cabe solo en el alma-
y tú…
-solo tú-
¡son míos!


P-Car

viernes, agosto 11, 2017

El siglo de un instante

Por un instante olvidé
que fui olvidada.
Y te recordé
como aprendí se recuerda
lo jamás olvidable.

Y te llevé conmigo a mi mundo
así como el viento a las hojas secas
elevadas al primer contacto.

Y te amé…
-sin reservas de nada-
llenándote la escasez de mí
y contemplándote hondo el alma.

Y te miré radiante -insistente-
como el fuego con sus llamas más candentes
si con perseverancia quiere alcanzar
al más lejano y hermoso lucero.

Todo fue, eterno y fugaz
porque simplemente sucedió
como si el tiempo y los pecados,
la lejanía y la ausencia
no fuesen más que palabras leves
desechables en un segundo.

Bordé delicada -y apurada-
cada segundo que se iba…
te conté mil cosas de mí
en medio del espiral flotante
de estar nuevamente contigo.
Y feliz.

De pronto enmudecí y
mis labios fueron palomas
que emigraron quizás dónde:
tal vez a la promesa de la montaña
-o quizás a morir cerca del cielo-
cuando por algo recordé
que fui desdeñada.

O fue la mirada del invierno
que luego de un extasiado instante
se apodera de tus ojos y besos
y puede más, misteriosamente más…
que todo mi amor y mis versos.

O tal vez fue recelo -absoluto miedo-
de que me amaras de verdad e infinitamente…
por indeterminada vez…
¡de nuevo!



P-Car

lunes, agosto 07, 2017

Saber que me amas

Calma es…
una manta, un mar, un recuerdo,
una melodía, un puñado de versos,
y suspirar hondo la vida
bajo un cúmulo de estrellas.

Pero más allá del océano,
del horizonte y del cielo…
tan solo para mi alma
existe un arco iris único:
la sublime tranquilidad
de saber que me amas.

Por lo que…
suponiendo llegar a mi fin
culpa de una escasez total
-sin agua, sin calor, sin luz-
mi oasis espiritual
no puede sumar riqueza mayor
ni dibujar paz más bella y perfecta
que imaginar cerrar por siempre mis ojos
estando en tus brazos.



P-Car

sábado, julio 29, 2017

Inexistencia


Al franquear el núcleo de mi cuerpo
fantaseaba con los tornasoles  
de una felicidad nueva.

Y es que tan intenso fui tuya
como yo, insondable te amé.

Mi revolución visceral no advirtió
las viscosas dosis de agonía
que en mí...
lento derramabas.

Hoy, tu palpitante dominio,
vacío,
es sequedad, es desidia, es condena.

Es morir, como mueren en masa las gardenias
sin la humectación espiritual de la primavera.

Tallaré lo que pienso en una piedra:
tu ausencia...
no es lo mismo que tu no presencia.

Por ello, con dolor criminal digo
que el único prodigio dable para mi vida
es que tú, mi bien amado…
nunca…
¡nunca hubieses existido!



P-Car


sábado, julio 15, 2017

Único

Si después de expresar que me amabas
me hubieses hecho el alcance
que tu sentir sería breve…

Si antes de ser tuya
hubiese, al menos, presentido
que tu pasión duraría un instante…

Si alguien me hubiese advertido
que con tu ausencia
sentiría esta inmensa tristeza
y la constante nostalgia
de querer volver a tus brazos…

Si hoy pudiese -providencialmente-
volver en el tiempo, para
borrar el encuentro,
el contacto y la magia,
la rapsodia y las estrellas,
la emoción y las lágrimas,
el sentimiento y el alma…
definitivamente…
¡no aceptaría!

Eso es ¡único!
-e infinitamente mío-
así como lo eres tú…
irrepetible amor querido.


P-Car

miércoles, julio 12, 2017

Tres puntos suspensivos

Entre tu plan y mi ideal, la arquitectura del cielo.
Entre tu sopor y mi tango, el devenir y la usanza.
Entre tu sudor y mi deseo, un alcor de nostalgias.

Entre tu vacilación y mi oda, tres puntos suspensivos:
extensos, inexorables, indelebles, perennes, implacables.

Todo lo arruinamos:
la cita y el abrazo,
la fe y la entelequia,
el signo y el sentido,
el perdón y el suspiro.

Lo concreto del ahora
es la más cruda ironía:
un amor indomable
en la mirada hambrienta  
de una voraz desesperanza
clamando alto
-en tácito silencio-
al tiempo y a la suerte
al milagro y al corazón
al destino y al olvido.

Sí, ¿quién lo diría?
un amor irrepetible
mintiendo y desmintiendo,
en medio de una rara quietud
-como aquel suave aire tibio
antes de la asesina tormenta-
en cada soledad de la piel
y en lo más puro del alma.


P-Car



sábado, julio 08, 2017

Aún

Si el amanecer
descorre la niebla de mi ventana
y me incita al pensamiento profundo…

Cuando detengo mis pasos
al necesitar mi aura el cobijo
de la única sombra en el cielo…

Si la noche se torna
tan dramáticamente oscura
que enceguece mi real realidad…

y mi piel cae en la cuenta
de la infinidad de estrellas
que ya no iluminan mis venas.

Cuando intenso extraño
los extensos besos y abrazos
que silenciaban el tímido silencio
de un amor que no cabía en el pecho.

Entonces…
mi corazón se ensancha
y mi aguerrida boca se atreve
a modular lentamente tu nombre…

el que, duele en mis labios
para luego caer sentenciado
a un vacío ilimitado…
sin señales
sin acuerdos
sin esperanza. 

Solo cuando todo aquello sucede
mis firmes pilares se estremecen.

Y mi mundo pareciera desplomarse
porque en esos instantes infinitos
en que mi fuerza es rompible  
y mi alma llora lo imposible
…aún te amo.



P-Car

miércoles, julio 05, 2017

Privilegio

Te tengo perspicaz, en mis ondas de pensamientos,
yendo y volviendo, por los estatutos de mi mente.

Diestra, en mi estelar carretera
con incontables rayas mundanas a mis costados
a prontitudes que solo conoce el tiempo
te pienso y te quiero.

Con la suavidad y profundidad
con que el viento toca las copas de los árboles
con altura de miras, millonaria de tactos,
te acaricio y te amo.

En la deseable humedad
de tu oceánica fuente
temblorosa de mí, sísmica de yermo,
íntimamente ¡te adoro y te deseo!

Te imploro (ah, no sabes cuánto)
en el tibio silencio que empolla versos,
al instante que corazón y alma se alinean.

Con eterna fe, eterno te idolatro
iluminada por el futurista recuerdo
que mis horizontes tienen de lo nuestro.

De esto nuestro que, en estos tiempos,
es inmune a las fatales tendencias:
Sin invasiones,
sin discusiones,
sin alteraciones
¡no hay término!

En el seno, con igual paz que vehemencia
un infinita impronta estamos gestando.

El juicio se tornó neblina.
La sentencia habla por los efectos:
Privilegio de amor para ti.
Privilegio de amor para mí.
¡Adorémonos condenados!




P-Car